Consumo Energético

El uso del vehículo privado, la calefacción e incluso nuestro consumo eléctrico emiten CO2 a la atmósfera.

Cada hogar es responsable de producir hasta 5 toneladas de CO2 anuales, repartidos en calefacción, aire acondicionado, iluminación, ordenador, televisión, electrodomésticos, agua caliente y coche.

En esta sección encontrarás información y recursos útiles para reducir tu consumo, tus emisiones e incluso tus facturas.

Climatización

Dedicamos mucho presupuesto y recursos energéticos para el confort de nuestros hogares. Te damos las claves para hacerlo de forma eficiente.

Calefacción

  1. Una temperatura de 20°C es suficiente. En los dormitorios puedes rebajarla entre 3 y 5 °C más.
  2. Para ventilar una habitación, basta con abrir las ventanas durante 10 minutos.
  3. Las válvulas y los termostatos programables son asequibles, fáciles de colocar y se amortizan rápidamente porque ahorran entre un 8 y un 13% de energía.
  4. Cierra las persianas y cortinas por la noche: evitarás importantes pérdidas de calor.

Aire Acondicionado

  1. Reduce el calentamiento de tu vivienda: instala toldos, cierra persianas y corre las cortinas en horas de máximo calor.
  2. Un ventilador de techo, puede ser suficiente para mantener un adecuado confort
  3. A la hora de la compra, adecúala a tus necesidades y asesórate por profesionales
  4. Fija la temperatura de refrigeración a 25 °C desde el encendido hasta el apagado.
  5. Evita que el sol incida en los aparatos de refrigeración. Si las condensadoras están en el tejado, cúbrelas con un sistema de ensombramiento.

Agua caliente

  1. En la ducha, los reguladores de temperatura con termostato, ahorran entre un 4 y un 6% de energía.
  2. Una temperatura entre 30 °C y 35 °C es más que suficiente para dar sensación de comodidad en el aseo personal.
  3. En baños y cocina cambia los grifos independientes para el agua caliente y el agua fría, por un grifo de mezcla monomando.

Aislamiento

Entre el 25 y el 30% de nuestras necesidades de calefacción son debidas a las pérdidas de calor que se originan en las ventanas.

En invierno, un cristal simple pierde por cada m2 la energía contenida en 12 kg de gasóleo.

  • Instala ventanas con doble cristal, o doble ventana, y carpinterías con rotura de puente térmico. Ahorrarás la mitad de energía.
  • Aísla los cajetines de las persianas y evita que tengan rendijas.
  • Detecta las corrientes de aire en ventanas, puertas y conductos (usa una vela en días de mucho viento y si la llama oscila, la habrás detectado) y emplea medios sencillos y baratos como la silicona o la masilla para tapar las rendijas.
  • Cierra el tiro de la chimenea cuando no la uses.

Electrodomésticos

Somos poco eficientes. Malgastamos usando aparatos más grandes y potentes de lo que necesitamos y ahorramos en su mantenimiento y cuidado. Cambia de actitud.

Consejos generales

  1. Compra equipos con etiquetado energético de clase A, A+ y A++, son los más eficientes y ahorran mucho dinero en la factura eléctrica a lo largo de su vida útil.
  2. Utilízalos con carga completa.
  3. Haz un buen mantenimiento.
  4. Si contratas la tarifa nocturna, utiliza la lavadora y el mayor número de electrodomésticos en las horas de descuento.

Frigorífico y congelador

  1. Descongélalo antes de que la capa de hielo alcance 3 mm de espesor: ahorrarás hasta el 30% de energía.
  2. Comprueba que las gomas de las puertas están en buenas condiciones y cierran bien.
  3. No introduzcas nunca alimentos calientes en el frigorífico: ahorra energía enfriándolos fuera.
  4. Ajusta el termostato: 5 °C para refrigerar y -18 °C para congelar.

Lavadora

  1. Utiliza programas de baja temperatura.
  2. Aprovecha el calor del sol para secar la ropa.
  3. Centrifugando se gasta mucha menos energía para secar la ropa que utilizando una secadora.
  4. Usa descalcificantes y limpia regularmente el filtro de la lavadora de impurezas y cal; ahorrarás energía.

Cocina y microondas

Utilizar el microondas en lugar del horno convencional supone un ahorro entre el 60 y el 70% de energía y un ahorro considerable de tiempo.

  1. A la hora de elegir una cocina, piensa que las de gas son mas eficientes que las eléctricas.
  2. Utiliza ollas a presión super rápidas: consumen menos energía y ahorran mucho tiempo
  3. Gestiona con eficiencia los recursos: microondas, cocina con olla a presión y horno en último lugar.
  4. Tapa las ollas durante la cocción: consumirás menos energía.
  5. En las cocinas eléctricas utiliza baterías de cocina y el resto del menaje con fondo grueso difusor: lograrás una temperatura más homogénea en todo el recipiente.

Televisor y equipos de audio

Los televisores representan aproximadamente un 10% del consumo eléctrico de las familias españolas y después de los frigoríficos, son el equipo de mayor consumo a nivel global.

  1. No mantengas encendido “en espera” (stand by) el televisor, consume hasta un 15% del consumo en condiciones normales de funcionamiento.
  2. Conecta algunos equipos (televisor, cadena musical, vídeo y DVD, decodificador digital, amplificador de antena) a “ladrones” o bases de conexión múltiple con interruptor.
  3. Al desconectar el ladrón, consigues ahorros superiores a 40 euros anuales.

Equipos ofimáticos

Los equipos ofimáticos con etiqueta “Energy Star” en modo de baja energía reducen el consumo un 15%.

  • Compra equipos con sistemas de ahorro de energía “Energy Star” y apágalos completamente  durante ausencias de más de 30 minutos.
  • Compra impresoras que impriman a doble cara y aparatos de fax que usen papel normal.
  • Las pantallas LCD ahorran un 37% de la energía en funcionamiento y un 40% en modo de espera.
  • El salvapantallas que menos energía consume es el de color negro.
  • Conecta los equipos ofimáticos a “ladrones” o bases de conexión múltiple con interruptor.

Iluminación

En un año, una lámpara de bajo consumo nos ahorra 20,49 euros.

Sustituye las bombillas incandescentes por lámparas de bajo consumo. Ahorran hasta un 80% de energía, duran 10 veces más y evitan la emisión a la atmósfera de casi media tonelada de CO2.

Y sigue estos consejos:

  • Aprovecha la iluminación natural y utiliza colores claros en las paredes y techos.
  • Apaga las luces que no utilizas y reduce la iluminación ornamental en exteriores.
  • Coloca reguladores de intensidad luminosa de tipo electrónico.
  • En vestíbulos, garajes y zonas comunes coloca detectores de presencia que enciendan y apaguen la luz automáticamente.

Consumo agua

La media de consumo de agua doméstica es elevada y supera los 150 litros/día/persona. Con el ahorro de agua contribuimos a mitigar los efectos del Cambio Climático.

¿Cómo ahorrar agua?

  • Instala reductores o perlizadores en los grifos y ducha. Permiten ahorrar hasta un 50% del agua.
  • Dúchate en lugar de bañarte. Una ducha de 5 minutos consume 50 litros y para llenar una bañera se precisan un mínimo de 200 litros.
  • Cierra los grifos para enjabonarte y usa sólo la cantidad de jabón necesaria; esto reduce el tiempo de aclarado y facilita la depuración posterior del agua.
  • Cierra el grifo mientras te lavas los dientes. Usando un vaso de enjuague, puedes ahorrar hasta un 90 % del agua empleada en el aseo personal.
  • Revisa los grifos de casa. Esto puede evitar gastos de hasta 100 litros de agua en un día.
  • Enciende la lavadora o el lavavajillas sólo cuando están llenos.
  • Usa sistemas de control del agua en el inodoro y reductores de presión para la ducha. En España el 40 % del agua que se consume se vierte por el inodoro.
  • Riega el jardín o las plantas por la noche y usa plantas autóctonas resistentes a la sequía.

Energías renovables

Energías renovables son aquellas a las que se puede recurrir de forma permanente porque son inagotables: por ejemplo, el sol o el viento. Se caracterizan por su impacto ambiental nulo en la emisión de gases de efecto invernadero.

El uso generalizado de las energías renovables significa algo más que ahorro energético y rentabilidad económica. Contribuye a la mejora medioambiental, al uso de recursos autóctonos, a la generación de empleo y a la reducción de la dependencia energética externa.

Podemos aprovechar las energías renovables en nuestras casas mediante el empleo de equipamiento específico capaz de transformar en energía útil la energía del sol, del viento y de la biomasa. Los más habituales son los paneles solares, los pequeños aerogeneradores y las calderas de biomasa.

Para las energías renovables, existen ayudas oficiales para la compra e instalación de los equipos.

Te informamos de los usos de las energías renovables en el hogar.

Energía Solar Térmica

Un sistema utilizado para pequeñas instalaciones de energía solar térmica, para producir agua caliente sanitaria para tres o cuatro personas, es el equipo compacto termosifónico. Estos sistemas son sencillos y fáciles de instalar, utilizar y mantener.

Energía solar fotovoltaica

A través de los paneles solares se obtiene gran cantidad de energía eléctrica.

Son muy útiles en puntos aislados de la red eléctrica, donde destacan por su eficiencia las aplicaciones  a la electrificación rural y las aplicaciones agroganaderas (bombeo de agua, sistemas de riego, iluminación de invernaderos, suministro eléctrico a sistemas de ordeño, refrigeración, y depuración de aguas).

En cuanto a las aplicaciones conectadas a la red, destacan las instalaciones integradas o superpuestas en las fachadas y cubiertas de los edificios.

Energía de la biomasa

La biomasa es aquella materia orgánica de origen vegetal o animal, incluyendo los residuos y desechos orgánicos, susceptible de aprovechamiento energético.

Entre los usos tradicionales de la biomasa en el hogar el más conocido es el aprovechamiento de restos de podas y agrícolas, a través de calderas de biomasa. Suponen un aporte nulo a las emisiones de CO2, si se hace una gestión sostenible de las masas forestales y agrícolas.

Energía eólica

La energía eólica se emplea fundamentalmente para producir electricidad. La tecnología eólica ya está en su fase de madurez y presenta un gran desarrollo comercial.

Se indica su instalación con máquinas de baja potencia para viviendas aisladas, que se encuentran en zonas de vientos. Los aerogeneradores de uso doméstico se utilizan para bombear agua y producción de energía eléctrica.